Consejos para Prevenir las 6 lesiones más comunes en ciclismo

El ciclismo es una disciplina, que nos puede exponer a diversas lesiones más o menos importantes, ya sea por causa de un accidente, por entrenamientos demasiado intensos o simplemente por tener un mal ajuste de la bici. Es por este motivo, que este deporte se considera bastante extremo y desafiante.

Hay algunas lesiones que pueden ser imposibles de evitar pero la mayoría de ellas sí.  En este post te dejamos un listado de las 6 lesiones más habituales en el ciclismo y cuáles suelen ser sus causas para que puedas prevenirlas ¡Comenzamos!

Evitar las 6 lesiones más frecuentes de ciclistas

Tendinitis de Aquiles

La tendinitis de Aquiles se trata de una inflamación provocada por el exceso de entrenamiento. No se debe de confundir con la ruptura del tendón de Aquiles, ya que la segunda se trata de una lesión bastante importante, muy dolorosa y que requiere atención médica de forma inmediata.

La tendinitis de Aquiles se genera debido a un mal ajuste de tu bicicleta, provocando que tus músculos trabajen de más y por una posición incorrecta al utilizar las zapatillas de ciclismo.

Tendinitis Patelar

Otra de las lesiones más frecuentes del ciclismo, es la conocida tendinitis patelar. Consiste en una inflamación del tendón rotuliano, provocada comúnmente por tener el sillín más bajo de lo que debería y estar utilizando por tiempo prolongado engranajes muy grandes en los cambios. Debido a esto los glúteos no trabajan de manera correcta dando como resultado la fatiga muscular y provocando la inflación del tendón.

Para evitar la tendinitis patelar, es necesario ir modificando la cadencia del pedal. Si realizar tu entrenamiento en una cadencia alta de 90 a 120 revoluciones por minuto además de evitar este tipo de lesión, ayudaras a tu sistema cardiovascular.

Respecto a la altura de tu asiento, debes de informarte acerca de cuál es la mejor altura para tu morfología y de esta forma evitar cualquier grupo muscular se fatigue llegando lesionarse. Con la altura adecuada tonificarás más los músculos isquiotibiales y los glúteos.

Lesión en los escafoides

Otra de las lesiones típicas de los ciclistas son las roturas del escafoides, uno de los huesos pequeños en la muñeca. Es el hueso de la muñeca con más probabilidad de romperse debido a las caídas. Es una lesión que puede pasar desapercibida ya que el dolor no es tan intenso

El escafoides se sitúa en el lado de la muñeca que corresponde al dedo pulgar, en el área donde la muñeca se flexiona. El uso de guantes para ciclismo con muñequera suele ser una buena alternativa para evitar las lesiones de escafoides

Irritación de las partes íntimas por el asiento de tu bici

Se trata de un problema bastante común y que puede llegar ser realmente molesto, incluso impedirnos el poder montar en bici.

Las irritaciones o heridas se provocan por la fricción de esta zona con el asiento de tu bici. Otro de los motivos pueden ser no tener un sillín que se adapte bien a nuestra morfología, no utilizar ropa de ciclismo de calidad, muy viejas o desgastado.

Tener el asiento muy elevado también puede generarlas.
Para evitar este tipo de lesiones se aconseja colocar el asiento a la altura adecuada, esto evitará el exceso de movimiento de la pelvis. Usar culottes de ciclismo con una badana de calidad siempre es un punto a favor para evitar las rozaduras. Por supuesto tener un sillín que se adapte bien a nuestra morfología es algo esencial.

Dolor en la parte baja de tu espalda

Otra de las lesiones más comunes del ciclismo, es el dolor en zona baja de la espalda. Suele deberse por un mal ajuste de la bici y permanecer varias horas en una postura de conducción agresiva.

Una elevada flexión en la zona lumbar puede generar lesiones mucho más graves como inflamación de los nervios y de la ciática que va a necesitar atención médica.

Un entrenamiento de ejercicio de fortalecimiento lumbar es esencial debido a que muchos ciclistas cometen el grave error de solo trabajar algunos músculos como los glúteos, abdominales o solo los músculos que rodean la pelvis. Se olvidan de ejercitar la zona lumbar.

Fortalecer bien los músculos d la zona lumbar va a propiciar que puedas permanecer más tiempo una postura de manejo agresiva al mismo tiempo que incrmeneta el equilibrio y la potencia.

Dolor en el cuello

El dolor en la zona del cuello se genera habitualmente por la presión en el trapecio superior que empieza en la base del cráneo y que pasa por el cuello terminando en los hombros.

Estos músculos se van fatigando durante el trayecto en bici, ya que mantienen el peso de la cabeza extendida durante bastante tiempo. Otro de los motivos de este dolor puede ser debido a un mal ajuste de tu bici y tener mucho tensión de los músculos de los hombros mientras andas en bici.

Revisa el tamaño de tu bicicleta ya que eso puede repercutir en una buena colocación de tus vertebras. Si el tamaño está bien, mueve el asiento hacia adelante para tener una postura más vertical, y permitiendo que las vértebras se alineen en una posición neutral y permaneciendo más confortable.

No se debe tensionar mucho el agarre al manillar, ya que ésto también afecta al dolor de cuello. Debe de agarrarse en la fuerza justa para que los músculos del hombro no se sientan fatigados y los trapecios trabajen de más.

Es ideal incluir en tu rutina unos ejercicios para el cuello y hombros.

Por último, si crees que tienes alguna lesión e las que hemos mencionado, o a diferente lo primero que debes de hacer es acudir a un especialista. Por supuesto nunca debemos de auto medicarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *