5 errores comunes en el mantenimiento de tu bicicleta que debes de evitar

La adecuada limpieza y mantenimiento de nuestra bicicleta es algo fundamental si queremos que ésta tenga una vida larga y prospera.

No obstante, existen ciertas cosas que no debemos hacer ya que pueden perjudicar el óptimo estado de nuestra bicicleta.  Por ello, hoy queremos hacer un pequeño recopilatorio de 5 errores habituales que cometemos en el mantenimiento de nuestras bicicletas, bien sea por falta de conocimiento o por inexperiencia.

Además de comentar algunas de los errores más habituales que se cometen, queremos dar algunos consejos sobre cómo evitarlos.

1. Apretar demasiado fuerte los tornillos

Todavía hay una falsa creencia de que cuanto más apretados estén los tornillos de la bicicleta, mejor ya que aporta cierta seguridad al ciclista de que todas las piezas se mantendrán en su sitio durante la ruta.

Pues bien, los tornillos deben de estar ajustado, pero de forma moderada.

Apretarlos demasiado, además de dificultar el poderlos mover después, es que fácilmente, puedes dañar el cuadro o alguna otra pieza de la bicicleta o que se pasen de rosca, dejando de cumplir con su función.

2. Lavar la bicicleta con agua a presión

Es muy común, que después de hacer una ruta o salida en bicicleta, pasemos por una gasolinera o centro de lavado de coches, y lavar la bicicleta con agua a presión.

Pues esto no es lo más correcto. Por muy sucia que haya quedado nuestra bicicleta y por mucho barro que tenga, quitarlo todo de golpe con el chorro de agua a presión está desaconsejado pues puede dañar las piezas.

Mucho mejor una manguera tradicional que no tenga tanta fuerza y después pasar el tradicional y efectivo paño. Otro paso importante es secar la bicicleta después usando un paño seco. Esta tarea te llevará algo más de tiempo, pero es la mejor opción si queremos cuidar de nuestra bicicleta.

3. Engrasar la cadena sin haberla limpiado antes

Es algo muy común, que antes de iniciar una salida con nuestra bicicleta, ponerlos a engrasar la cadena. No obstante, hay un paso que nos saltamos antes, y es limpiarla bien antes.

Esto es algo fundamental, pues, aunque la veamos limpia, siempre tendrá algo de polvo acumulado o restos de suciedad que no se ven a simple vista. Es importante limpiarla muy bien antes, incluso, limpiar los platos y los piñones.

Después de limpiar bien la cadena, asegúrate de que el lubricante entra en los pernos y rodillos, limpia con un trapo los excesos de líquido lubricante, moviendo los pedales en el sentido inverso al habitual.

Engrasar la cadena sin limpiarla antes es un fallo muy habitual y sin quererlo, estamos restándo vida útil a esta pieza.

Tampoco debes de pasarte con la limpieza ni lubricarla muy a menudo.

4. Corregir un chirrido de los frenos lubricándolos

Esto es algo que suelen hacer mucho los novatos. De hecho, quédate con esta frase: Frenos y Lubricante no tienen nada que ver.

En el caso de que utilices frenos tradicionales, debes de mirar las zapatas de freno y recolócalas, es muy probable que el chirrido provenga de ahí.  Si están bien posicionados, pero el ruido persiste, posiblemente el uso les esté pasando factura, por ello debes de optar por cambiarlos.

Si tu bicicleta tiene frenos de disco, limpia los rotores y sustituye las almohadillas.

5.No hacer caso al desgaste de las llantas

Es importante cambiar las llantas cuando están desgastadas.

Gracias a esas ranuras o pequeños orificios que tienen, nos aportan una pista de cuándo deben de ser reemplazadas.

Cuando desaparecen con el uso, quiere decir que debemos de cambiarlas de lo contrario no tendremos una buena adherencia.

Si las llantas no tienen esas marcas, es importante que observemos que no tienen una superficie de frenado cóncava. Si lo hacen, debemos de cambiarlas por nuestra seguridad.

Usa herramientas adecuadas

Es importante hacerte con un kit de herramientas que sean de una buena calidad.

Esto no significa que invirtamos mucho dinero y que compramos las últimas herramientas que salgan al mercado. Se trata d comprar con cabeza y adquirir solo lo que vayamos a necesitar y pueda sernos útil.

Comprar herramientas y materiales de buena calidad te aportará buenos resultados a medio y largo plazo.

Hazte con herramientas imprescindibles como alicates, destornilladores, tijeras, varios tipos de llaves (allen, torx, de conos, para pedales…), medidor de cadena, aceite, pines de cierre, desengrasante, un martillo de nylon, pasta de montaje, un extractor de casete y cepillos de limpieza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *